RECIENTE SENTENCIA DEL TRIBUNAL SUPREMO DECLARA LA NULIDAD DE TARJETAS DE CRÉDITO “REVOLVING”. MICROCRÉDITOS Y CRÉDITOS RÁPIDOS.
ENTRE 12.000 Y 15.000 MILLONES DE EUROS EN JUEGO.

¿A quién no le han ofrecido a pie de calle, en un centro comercial o incluso en una gasolinera una tarjeta de crédito “maravillosa”, con la que consigues puntos y beneficios inmediatos en las compras?

Tarjetas de credito

Esta ha sido la gran trampa financiera de muchos consumidores. Personas que necesitaban liquidez inmediata se veían encandilados con las facilidades ofrecidas y los beneficios adicionales (puntos, descuentos, regalos, etc.) por entidades mercantiles como CARREFOUR, EROSKI, ALCAMPO, MEDIAMARKT, FNAC, DECATHLON, INDITEX, IKEA, LEROY MERLIN, IBERIA, RENFE, CEPSA, REPSOL, VODAFONE, y un sinfín más.

También se encuentran en entidades financieras que ofertaron tarjetas revolving, microcréditos o créditos rápidos, como ABANCA, AMERICAN EXPRESS, BANCO MEDIOLANUM, BANCO SABADELL, BANCO SANTANDER, BANKIA, BANKINTER, BBVA BARCLAYS, CAIXABANK, UNICAJA, LIBERBANK, entre otras, pero las más gravosas son las ofertadas por WIZINK, CETELEM, COFIDIS. 

Un crédito revolving, también denominado microcrédito o créditos rápido, es un crédito al consumo, generalmente asociado a una tarjeta de crédito, con carácter rotativo, es decir, el límite del crédito variará al alza o a la baja conforme al uso del cliente y se restablecerá o aumentará de nuevo en la medida que haga pagos para restituirlo.

El consumidor prestatario dispone de un importe máximo de capital o dinero, sin exigirle garantías personales o reales (aval, hipoteca, etc.) A medida que se va amortizando el importe dispuesto se puede volver a disponer y así sucesivamente.

Habitualmente, tienen un interés muy elevado, en la mayoría de ocasiones supera el 25 % TAE.

El prestatario paga una pequeña cuota fija al mes, comercializada como una garantía para poder realizar compras y pagar muy poco, pero en la realidad, lo que sucede es que esta cuota cubre una pequeña parte de la deuda, sin hacer frente a la totalidad de la misma. Lo peor es que si además sigue utilizando la tarjeta, la deuda continuara aumentando y con ello los intereses, hasta llegar a un punto en que prácticamente sólo se pagan intereses, entrando en una espiral de endeudamiento de la que es muy difícil salir. Estaríamos ante bola de nieve o pelota financiera, convirtiendo al consumidor en un deudor cautivo y la deuda en prácticamente perpetua.

El 4 de marzo de 2020 el Tribunal Supremo se ha pronunciado en relación a una tarjeta de crédito o crédito revolving con una TAE del 27,24%, un tipo de interés muy superior en relación al tipo de interés medio indicado por el Banco de España, situado en torno al 19-20%. El Alto Tribunal ha considerado usurario citado interés al aplicar el artículo 1 de la Ley de Usura de 1980, aún vigente, que afirma que es nulo todo contrato de préstamo en que se estipule un interés notablemente superior al normal del dinero. Es por ello que WIZINK ha sido condenada a abonar a la demandante la cantidad que exceda del total del capital prestado teniendo en cuenta todas las cantidades ya abonadas por todos los conceptos.

La nulidad del contrato y la devolución de los intereses excesivamente pagados.

Si has pagado más de lo prestado te devolverán el exceso de capital dispuesto y los intereses indebidamente abonados. Si todavía no has pagado lo dispuesto tendrás que devolver el capital prestado pendiente por pagar y te devolverán todos los intereses indebidamente abonados.

Se calcula que el perjuicio ocasionado puede oscilar en torno a 12.000 y 15.000 millones de euros. Una auténtica barbaridad que se reclamará judicialmente, aunque las entidades financieras pretenden realizar acuerdos con los consumidores, jamás les resarcirán completamente.

El contrato y los recibos o liquidaciones, suelen ser enviados por correo ordinario o a través de las propias aplicaciones de las entidades financieras.

No te cobramos nada. Si la entidad financiera sale condenada al abono de las costas judiciales, no deberás pagar absolutamente nada, ella costeará los honorarios de abogado y procurador.

En caso contrario, acudiremos a los honorarios a éxito. Solo cobraremos si tú cobras. En este caso, el cliente deberá abonar un 20% más IVA de la cantidad que se recupere.